En 1887, el cura José Gabriel Brochero convenció a doña Anastasia Favre de Merlo para que instalara en Mina Clavero una casa de huéspedes, la que comenzó a funcionar unos años más tarde.

El 11 de octubre de 1946 falleció doña Anastasia, y por ello se toma a este día como fecha de la fundación espiritual de Mina Clavero.